Punción seca

La punción seca es una técnica muy efectiva en el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los llamados puntos gatillo miofasciales (PGM). Estos puntos están presentes en una banda tensa del músculo, existiendo una zona de hiperactividad neurológica (una zona excesivamente estimulada, que impedirá la relajación de esas fibras musculares), que mantienen al músculo en una contracción mantenida y originan un dolor referido (a distancia).

Fisioterapeuta aplicando técnicas de punción seca a un paciente en la espalda

La técnica consiste en la punción directa del punto gatillo del músculo con una aguja estéril de acupuntura, con el objetivo de “desactivarlo” y que deje de originar dolor, produciéndose un aumento de la elasticidad muscular, y una relajación muscular refleja.

Esta técnica nunca se realiza de manera aislada, sino que se integra siempre dentro del tratamiento fisioterápico, yendo siempre acompañada al finalizar de ejercicio, masaje o estiramientos suaves. Es una técnica inocua, y con ella no se introduce ninguna sustancia al organismo.