Pilates en el embarazo

En el embarazo se producen numerosos cambios, tanto a nivel hormonal como a nivel físico: cambio del centro de gravedad, aumento de las curvas de la columna, aumento de la laxitud de los ligamentos, y diversas modificaciones que el cuerpo va realizando durante todo el embarazo.  Debido a todos estos cambios y adaptaciones, es muy frecuente la aparición de molestias en la zona dorsal o lumbar, las extremidades, pérdidas de equilibrio, sobrecargas musculares, etc.

Mujer embarazada realizando ejercicios de pilates supervisados por su fisioterapeuta

El pilates debidamente supervisado por un fisioterapeuta ayudará a mejorar la calidad de vida de la embarazada, ya que posee numerosos beneficios, como el mantenimiento del tono en la musculatura del suelo pélvico (disminuyendo la posibilidad de sufrir incontinencia durante en el embarazo), disminución de sobrecargas musculares, mejora del dolor lumbar y/o dorsal, mantenimiento o mejora de la postura… Además, influye de manera muy positiva en la recuperación post-parto, acelerándose la recuperación, mejorando el tono muscular y la forma física.

Cada trimestre del embarazo tiene unas características especiales, por lo que los programas de ejercicios se deberán ir modificando constantemente para adaptarlos al periodo de gestación de cada embarazada.

Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros y resolveremos cualquier duda que tengas.